Crítica breve de 'Fuego en el cuerpo' (1981)

Fuego en el cuerpo
No hay ni una sola escena de Fuego en el cuerpo que no me resulte atrapante más allá de su trama sobre adulterio y traición que transita por las carreteras habituales del género neo-noir que tanto he visto. En su debut como director, Kasdan elabora un thriller erótico que, además de construir un discreto homenaje al cine negro, enciende la pantalla como la colilla de un cigarrillo con actuaciones calientes de William Hurt y Kathleen Turner, con una trama intrigante donde los cuerpos, el sexo y los engaños son ingredientes adecuados para el homicidio perfecto. El argumento trata sobre un abogado mujeriego y despreocupado del sur de Florida que responde al nombre de Ned Racine, en los momentos que este tiene una aventura apasionada con Matty Walker, la esposa de un hombre rico. Todo el barullo que se deriva del romance acalorado gira en torno al plan de Ned y Matty para asesinar al marido adinerado y heredar la fortuna. Aunque ya esa trama me resulta demasiado familiar (dicen que Kasdan se inspira en Pacto de sangre), todo lo que expone me engancha cuando los personajes hacen el amor chocando sus cuerpos sudorosos en la cama y ejecutan el plan mortífero en la vías neblinosas de una ciudad donde hace un calor insoportable. Hay erotismo, homicidio, giros inesperados y diálogos tan sólidos como la munición de una pistola. Las actuaciones son puro fuego expresivo y me parecen muy creíbles. Destaco primero a William Hurt como el abogado atrapado por los vicios de la lujuria y la amante que lo obsesiona. Y, por supuesto, la interpretación de Turner, quien como debutante demuestra su potencial como la mujer fatal que seduce con la mirada, la voz sensual, el cigarrillo en la mano y el cuerpo al servicio de la sexualidad más perversa que manipula a los hombres hasta hundirlos por el abismo de la perdición. Para ser su ópera prima, Kasdan demuestra su dominio de la puesta en escena, empleando recursos audiovisuales que de alguna forma acentúan las intenciones de esos personajes que siempre están humedecidos bajo un sudor simbólico, como las atmósferas que remontan al cine negro, la iluminación que baña con claroscuros los cuerpos desnudos de los personajes, la música de John Barry que amplía el registro de suspense con jazz y piano, el uso del color rojo para evocar el peligro que se avecina y un trato compositivo que adorna cada plano con meticulosidad. Su melodrama erotizado posee una fórmula que me eleva la temperatura y me inquieta cuando menos lo espero.

Ficha técnica
Título original: Body Heat
Año: 1981
Duración: 1 hr 53 min
País: Estados Unidos
Director: Lawrence Kasdan
Guion: Lawrence Kasdan
Música: John Barry
Fotografía: Richard H. Kline
Reparto: William Hurt, Kathleen Turner, Richard Crenna, Ted Danson,
Calificación: 7/10




Crítica breve de la película 'Fuego en el cuerpo', dirigida por Lawrence Kasdan y protagonizada por William Hurt y Kathleen Turner.

0 comentarios:

Publicar un comentario